Internet, una revolución abierta

INTERNET Y LAS TELECOMUNICACIONES UNA REVOLUCIÓN ABIERTA: HIJOS DEL DETERMINISMO TECNOLÓGICO

La historia de la tecnología, tanto o más que cualquier otra, se escribe de acuerdo a la lógica de “causa futura”. A partir de esta noción se hace corresponder la cronología de los hechos con una lógica interna interpretada a posteriori, cuando se relee la historia. De este modo, la  noción de “causa futura” presenta los acontecimientos de tal modo, que parece que no pudieron ocurrir de otra manera. Así, el predecesor del ordenador resulta ser el ábaco y el Repertorio Bibliográfico Universal de Paul Odet, el de la World Wide Web. Parece que fuera imposible imaginar qué otros desarrollos hubieran sido probables para esas intenciones, funciones o deseos. Y que a la sucesión cronológica de acontecimientos subyace una lógica inmanente, que se manifiesta en la secuencia que efectivamente se produce. De este modo y desde una visión lineal, cada acontecimiento tecnológico no es más que una expresión de esa lógica interna, que hace de cada suceso algo único necesario y suficiente, en aras del aumento de la eficiencia y el progreso técnico unidireccional. Tan acostumbrados estamos a esta lógica de pensamiento, que además de que nos impide darnos cuenta de ello, nos dificulta la posibilidad de un pensamiento divergente que nos permita un análisis más adecuado, del funcionamiento de los procesos de desarrollo e innovación tecnológica. Presos de esta noción asociada íntimamente al determinismo tecnológico, la mayor parte de las historias referidas a cualquier proceso de innovación tecnológica, hacen encajar diversos acontecimientos en una línea temporal, que los hace antecedentes relacionados y necesarios. Esto se observa claramente en los ejemplos que se muestran a continuación, que si bien son secuencias fundamentadas e ilustrativas, se tiñen de esta lógica que descontextualiza acontecimientos sucesivos de sus respectivos entramados sociotécnicos, otorgándoles un valor e interpretación únicamente dirigidos a ratificar la lógica de “causa futura”. Por el contrario y desde una lógica constructivista los procesos de innovación técnica son contingentes y multidireccionales y no siguen una lógica formal, orientada por este principio de “causa futura”. Del mismo modo, la consideración, de eficiencia técnica y progreso, son valorados contingentemente en cada contexto sociotécnico y no representan una continuidad lineal como se pretende.

Internet y las Nuevas tecnologías

“Cuando hablamos de nuevas tecnologías y desarrollo tecnológico es conveniente precisar que: El concepto genérico de nuevas tecnologías engloba a cinco grandes grupos de tecnologías (O.C.D.E., “Las nuevas tecnologías de la década de los noventa”, MTSS, 1990, Madrid):

  • tecnologías de la información y la comunicación,
  • la biotecnología, la nanotecnología
  • las tecnologías de materiales,
  • la tecnología espacial y
  • la tecnología nuclear. (…)
  • Es más, la distinción también debe hacerse en el ámbito de las tecnologías de la información y la comunicación TIC, en las que a su vez pueden destacarse:
    • Tecnologías básicas (microelectrónica y comunicaciones ópticas)
    • Informática (arquitectura de ordenadores, software, Inteligencia Artificial, e    Interfaces)

    • Telecomunicaciones “

Joaquín Juan Albalate “Las disfuncionalidades del tecnocentrismo en el diseño de las   tecnologías” congreso   nacional de Tecnología y Sociedad, Septiembre 1998

Estas tecnologías permiten, el procesamiento, almacenamiento, recuperación y transmisión de información. Además, con Internet, lo hacen instantáneamente y sin limitaciones espaciales, lo que extiende la aplicación de tecnologías de información a todos los ámbitos y funciones de la sociedad

Como hemos señalado, a pesar de la visión lineal y determinista con la que suelen presentarse las innovaciones tecnológicas, estos procesos son por el contrario contingentes y multidireccionales. Y los sucesos que se nos presentan como antecedentes se comprenden así únicamente porque cronológicamente lo son. Sin embargo desde el punto de vista técnico y respecto a sus correspondientes contextos algunos suponen ideas y desarrollos más orientados y eficientes. Desde un punto de vista constructivista, la historia de cualquier proceso de innovación y desarrollo tecnológico está caracterizado no por una secuencia cronológica lineal, sino por “idas y venidas” de ideas, deseos, necesidades y soluciones técnicas, que se aplican o no, que son “exitosaso o no”, dependiendo de su interacción con el resto de elementos y actores de cada contexto sociotécnico. Desde este punto de vista y de modo que resulte ilustrativo, se comenzará relatando de manera cronológica y desde el enfoque tradicional de “causa futura”, la historia de Internet, para pasar a continuación a explicar su origen y desarrollo, desde una perspectiva cosntructivista.

Tradicionalmente suele atribuirse al nacimiento de Internet un origen relacionado con el mundo militar y si bien todo ello ha de ser matizado, la idea contraria que surge por “reacción” limita el análisis y lo empobrece. Indudablemente después de la II Guerra Mundial, la idea de que la ciencia asociada a la tecnología y al poder militar habían permitido el triunfo bélico, justifica la financiación en investigación armamentística y de defensa, al tiempo que a partir de ella se pretende desarrollar una investigación aplicada que devenga en desarrollo tecnológico, y produzca en definitiva, progreso social. Bajo esta idea, la acción y acuerdo entre los distintos grupos y actores sociales, se estructura de tal modo que todos ellos se sienten mutuamente beneficiados, lo que produce un acuerdo y estabilidad social,  en torno a esta idea.

En este tiempo de recuperación, caracterizado por la posguerra, ésta se desarrolla, sobre todo en EE.UU., bajo la idea de progreso social unido al avance tecnológico. El máximo exponente de este pensamiento se refleja claramente en las ideas de Vannevar Bush, expuestas en su artículo “Science, Endless Frontier”  publicado en Julio de 1945, el mismo año del fin de la contienda, aunque encargado por el presidente Harry S. Truman un año antes. Este pensamiento penetra profundamente en un caldo de cultivo, caracterizado por el determinismo tecnológico y la idea de progreso unido a él, heredada ya desde la ilustración. Todo ello, instaura una lógica de pensamiento que perdura hasta nuestros días, y será la base de las políticas tecnológicas en el mundo occidental, hasta los actuales proyectos I+D+I. Los logros tecnológicos, derivados de la investigación científica, y aplicados a la esfera de la II Guerra Mundial, contribuyen a la victoria aliada y suponen el mejor aval que impulsa estas tesis. De este modo, y en torno a las ideas de Vannevar Bush, se formula lo que ha sido denominado el “Modelo Lineal de Innovación Tecnológica”. Esquemáticamente, según este modelo se establece una ligazón lineal entre la investigación científica básica y la tecnología aplicada a partir de ella, y el progreso y desarrollo económico, que deviene en bienestar social.

modelo lineal innovacion

Fuente: José Luis Luján y Luis Moreno CSIC “El cambio tecnológico en las Ciencias Sociales: el estado de la cuestión”, Reis 74/96 p.130

Esta lógica justificaba el esfuerzo social de inversión en Investigación Básica que se convierte automáticamente en Progreso y Bienestar Social. Aparece así la ciencia ligada a la tecnología, como un proceso autónomo, neutral y exterior a lo social, que debe dejarse en manos de los especialistas sin posibilidad de ser cuestionado. En torno a ello, asistimos aun periodo de intenso optimismo y confianza generalizados, en las posibilidades de la ciencia y la tecnología orientadas al bienestar social.  Existe a este respecto un acuerdo tácito entre los diversos actores sociales, ya que  éste razonamiento, cubre las expectativas e intereses de todos. Por un lado el Gobierno de los EE.UU. consigue el control de todos estos procesos, si la financiación fundamental es estatal, los ámbitos científico/académico y los institutos de investigación obtienen fácilmente financiación y se hacen transparentes para la ciudadanía los costes, disfuncionalidades y externalidades negativas que este proceso puede conllevar. Como explícitamente señalan José Luis Luján y Luis Moreno:

“Este punto de vista fue elaborado de un modo particular en el informe de Vannevar Bush, Science, the Endless Frontier (1945). Según Bush, la superioridad tecnológica dependería del desarrollo de la llamada «ciencia básica». Bush conseguía de este modo conciliar diversos intereses no siempre coincidentes:

  a) el empeño de la comunidad científica en aumentar su financiación y preservar su autonomía y autogestión;

  b) el interés de las corporaciones industriales en el desarrollo de investigaciones productivas financiadas con dinero público;

 c) Las pretensiones militares de usufructuar corporativamente la investigación en general;

d) el apoyo ciudadano sostenido a la inversión en ciencia, y

 e) el aprovechamiento por el poder político de los trabajos científicos para asesorarse y legitimar sus decisiones. En todo este entramado la tecnología aparecía sólo como eslabón entre desarrollo científico y progreso social.” (José Luis Luján y Luis Moreno CSIC “El cambio tecnológico en las Ciencias Sociales: el estado de la cuestión”, Reis 74/96 pp. 127-161)

Este contexto social explica parcialmente, la asociación que suele establecerse entre los primeros desarrollos de lo que actualmente consideramos Internet, y los intereses militares. Pero sin duda,  y como hemos visto en un entramado de múltiples actores e influencias interrelacionados, el interés desde el mundo académico, supuso uno de los impulsos más decisivos en el desarrollo e implementación de esta nueva tecnología. Aunque para algunos  no tan nueva, pues como hemos comentado y bajo la idea de “causa futura”, son muchos los autores que rescatando personajes e ideas cronológicamente anteriores, las hacen coincidir con el desarrollo de Internet, como antecedentes necesarios y suficientes. Así, la preocupación por organizar, optimizar y compartir la gran cantidad de información científica, académica y cultural, que el citado Vannevar Bush  comenzaba a percibir como una necesidad, le llevo a desarrollar una serie de iniciativas e ideas, que muchos asocian a modernos desarrollos en la Red.

La primera referencia histórica a un sistema de hipertexto se asocia a Vannevar Bush, (1890-1974), asesor científico del presidente de EE.UU. Franklin Delano RooseveltVannevar Bush escribió en 1945 su célebre artículo As we May Think en la revista Athlantic Monthtly, (1945). En este artículo describió un sistema que denominó Memex, abreviatura de Memory Extended. El dispositivo tendría forma de mesa de despacho y como interfaz una pantalla translúcida, un teclado y palancas para accionarlo. La información se almacenaría gracias al uso de microfilms. Con Memex los usuarios almacenan sus libros, cartas, notas, comunicaciones y cualquier tipo de   información en el sistema. Esta información se organiza de una manera mecanizada de modo que se puede consultar a gran velocidad. Cuando los usuarios utilizaban el sistema se desplazaban por unidades de información (nodos) creando caminos que tanto ellos mismos como terceros podrían reutilizar en el futuro. Los caminos creados permanecían almacenados en Memex esperando su reutilización. Además, los usuarios podían añadir anotaciones y comentarios a la información que encontraban: de esta manera la información se enriquecía con sus aportaciones.

memex

Surgiría así la idea de los Trail Blazers o Trazadores de Caminos. Así es como para muchos, aunque el  Memex se quedó en una idea visionaria que nunca se desarrollo, influyó definitivamente en el concepto de hipertexto e Internet. Indudablemente en la idea del Memex subyacen tres de los conceptos actuales en torno a los que se estructura Internet:

  • Concepto de Hipertexto
  • Concepto de Buscador
  • Concepto de Conocimiento   Compartido (Web 2.0 y 3.0)

Así, se une el nombre de Vannevar Bush   a los de Douglas Engelbart 1925 e inventor del mouse, Ted Nelson a quien se atribuye el término” hipertexto” en 1965, y los del ingeniero Robert Cailliau 1947, hasta llegar a Tim Berners-Lee y al origen de la World Wide Web. Es más, algunos aun se retrotraen a  Paul Otlet Bélgica (18681944), que considerado actualmente como el padre de la moderna ciencia de la documentación, se interesó vivamente por establecer un procedimiento capaz de reunir y organizar todos los conocimientos disponibles en el mundo, ideas que recoge en su obra Tratado de Documentación. El libro sobre el libro.  Así y junto con la colaboración de su amigo Henri La Fontaine, comenzó en 1885 la creación de una colección de tarjetas pensada para catalogar hechos, y que fue bautizada como Repertoire Bibliographique Universel, el Repertorio Bibliográfico Universal, que a finales de ese año ya contaba con 400.000 tarjetas y que 49 años después, superaría los 15 millones, se encuentra actualmente en el Mundaneum, edificio que albergaba la colección.

 

Artículos

Cerf, Vinton “Internet en el siglo XXI: la ola imparable”

Aibar, Eduard “Las culturas de Internet: la configuración sociotécnica de la red de redes”

Castells, Manuel “Internet, libertad y sociedad: una perspectiva analítica”     

LAR PRESS  “La apasionate historia de Internet ”

Textos recomendados

Carballar Falcon, José A. Internet. El Mundo en sus manos RA MA Madrid 1995
Castells, Manuel y Peter Hall Tecnópolis del mundo Alianza Madrid 1994
Castells, M. La era de la información. Economía sociedad y cultura. Vol I, II y III Alianza Madrid 1997
Castells, M. La ciudad informacional Alianza Madrid 1995
Castells, M. La Galaxia Internet Arete Barcelona 2001
Cremades, Javier El paraíso digital. Claves para entender la revolución de Internet y las telecomunicaciones Plaza y Janes Barcelona 2001
Joyanes Aguilar, Luis Cibersociedad. Los retos sociales ante un nuevo mundo digital McGraw Hill Madrid 1997

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s